Un producto (físico o virtual) comercializado física o virtualmente, sin “valor agregado” es un producto destinado a fracasar y sobre todo será un lastre para la empresa que lo lleva a cabo. Esto, es simple de entender, aún así, ha costado dolores de cabeza y cierres en algunos casos a los negocios que se han sumergido en comercializar utilizando los nuevos medios y que no supieron ver a tiempo las peculiaridades de lo que su cliente espera.

Buscando justificantes solo en la calidad y aspectos del producto o servicio, no son capaces de ver que el problema está en “la experiencia” del producto, y no me refiero solo a la caja o estuche y su sorpresa cuando lo abre, sino a la “experiencia” de todos los factores extras que se buscan en un producto inmerso en la economía global, desde el factor humano detrás de cada transacción, hasta los servicios pre y posventa.

Nunca un cliente adquiere de usted un producto en sí, sino que hoy nosotros tenemos que ir a él y entregarle:

 Producto + Servicios + Relación + Marca + Canal (Medio de Comercialización).

0 CommentsClose Comments

Leave a comment

Newsletter Subscribe

Get the Latest Posts & Articles in Your Email

We Promise Not to Send Spam:)